Pánico financiero cripto: ¿qué falló con TerraUSD, la moneda estable que aterrorizó al mercado?

Pánico financiero cripto: ¿qué falló con TerraUSD, la moneda estable que aterrorizó al mercado?

Una de las estrellas en crecimiento del ecosistema sufrío un derrumbe. Se trata de una moneda estable, que en principio no debería perder ni ganar valor. Pero algo salió mal.

El derrumbe de una stablecoin, el instrumento creado para escudar a los inversores en criptomonedas de la enorme volatilidad de ese mercado revolucionario, puso a los entusiastas de la ola cripto al borde del colapso. Lo que no tenía que pasar, pasó. Y, aunque el ecosistema batalló a brazo partido para corregir la anomalía, las dudas quedaron y la confianza en el sistema quedará mellada por un buen tiempo.

Bitcoin perdió la mitad de su valor máximo histórico, Ether -la moneda del protocolo Ethereum- no se quedó atrás en el derrumbe y otras altcoins como Binance Coin, XRP o Solana también cayeron en el furioso tobogán que se forma en cada bear market cripto. Nada nuevo, los operadores y entusiastas están acostumbrados a estos sacudones a los que ven como dolores de parto de una nueva era financiera global. Pero un episodio mucho más grave tiene a muchos sin poder conciliar el sueño.

En medio de la volatilidad de las criptomonedas, una de las cripto estables –stablecoins– más exitosas se sumó a los vaivenes del mercado. Se trata de TerraUSD, una criptomoneda estable que se opera bajo el código UST y que es la tercera más grande por capitalización de mercado. No se supone que una stablecoin se sacuda. Se supone que se mantenga, valga la obviedad, estable.

Una de las estrellas en crecimiento del ecosistema sufrío un derrumbe. Se trata de una moneda estable, que en principio no debería perder ni ganar valor. Pero algo salió mal.

El derrumbe de una stablecoin, el instrumento creado para escudar a los inversores en criptomonedas de la enorme volatilidad de ese mercado revolucionario, puso a los entusiastas de la ola cripto al borde del colapso. Lo que no tenía que pasar, pasó. Y, aunque el ecosistema batalló a brazo partido para corregir la anomalía, las dudas quedaron y la confianza en el sistema quedará mellada por un buen tiempo.

Bitcoin perdió la mitad de su valor máximo histórico, Ether -la moneda del protocolo Ethereum- no se quedó atrás en el derrumbe y otras altcoins como Binance Coin, XRP o Solana también cayeron en el furioso tobogán que se forma en cada bear market cripto. Nada nuevo, los operadores y entusiastas están acostumbrados a estos sacudones a los que ven como dolores de parto de una nueva era financiera global. Pero un episodio mucho más grave tiene a muchos sin poder conciliar el sueño.

En medio de la volatilidad de las criptomonedas, una de las cripto estables –stablecoins– más exitosas se sumó a los vaivenes del mercado. Se trata de TerraUSD, una criptomoneda estable que se opera bajo el código UST y que es la tercera más grande por capitalización de mercado. No se supone que una stablecoin se sacuda. Se supone que se mantenga, valga la obviedad, estable.

¿Cómo funciona?

TerraUSD no es cualquier criptomoneda estable. Era la promesa del ecosistema cripto de poder despegarse completamente del sistema financiero tradicional. Hay stablecoins más antiguas y más populares, por capitalización de mercado, como Tether (USDT) y USD Coin (USDC). Terra o UST había alcanzado el tercer lugar y se encaminaba a ganar terreno. Y esto es porque era muy distinta a las anteriores.

Tether y USD Coin logran la paridad 1 a 1 con el dólar a la vieja usanza: por cada token, encajan USD 1.Bueno, no exactamente el 100% y no totalmente con dólares, pero un porcentaje suficiente y con otros activos igual de seguros. Tether ha recibido críticas por la opacidad de las reservas con las que sostiene a la circulación de sus “dólares cripto”, pero sigue ahí, como la más utilizada (incluso en las “cuevas” porteñas).

¿Qué falló?

El problema con este tipo de estabilización por arbitraje es que funciona bien en tiempos de calma. Y en el mundo cripto los tiempos de calma no son muy extensos. Y los riesgos evidentes.

“Tenés un sistema de dos tokens y uno de ellos no tiene valor intrínseco, sólo se deriva del valor comercial secundario, y el otro token se supone que es un token estable, y tenés un arbitraje”, explicó Ryan Clements, profesor adjunto de Derecho Empresarial en la Universidad de Calgary a CoinDesk.

“En algún momento miras al que no tiene valor intrínseco y piensas, ¿por qué vale 5 dólares?”, agregó.

Tras la última suba de tasas en los EEUU, el último hike de la Fed, todos los mercados del mundo entraron en convulsión. Wall Street cayó a sus valores más bajos de un año, las acciones de empresas energéticas se derrumbaron, los mercados emergentes cayeron. Todos los activos de riesgo entraron en caída y los más riesgosos de todos, las criptomonedas, se cayeron aún más.

En este contexto Luna, la cripto que sustentaba a TerraUSD, cayó también en el tobogán. Esta tarde valía USD 30,81. Pierde 44,01% en 24 horas y 63,93% en los últimos 7 días, según datos de CoinMarketCap.

Ahora supongamos por un momento que el valor de todos los token Luna en circulación cayera por debajo del valor de todas las stablecoins TerraUSD o UST, como se prefiera llamarla, y no hay suficientes como para sostener el 1 a 1. En realidad, el respaldo de TerraUSD no se hace sólo con Luna. También con Bitcoin y otras criptomonedas, para hacerla más segura. Pero todas caen fuerte en estos días.

Leave a Reply