República Centroafricana dijo si a BTC, pero casi nadie tiene acceso a internet

República Centroafricana dijo sí a Bitcoin, pero casi nadie tiene Internet

Una de las noticias más importantes de la semana en el ecosistema de las criptomonedas es, sin lugar a dudas, el hecho de que un segundo país adoptará a Bitcoin como moneda de curso legal. Siguiendo los pasos que dio El Salvador el año pasado, la República Centroafricana ha aprobado una ley que hace obligatorio el uso y la aceptación de bitcoin como medio de pago en todo el territorio.  

Esto ha generado grandes expectativas en la comunidad bitcoiner, donde se celebra la suma de una nueva nación, entre aquellas que reconocen los beneficios de la criptomoneda como reserva de valor y medio de cambio. Sin embargo, mientras algunos tocan bombos y platillos por esta noticia, otros se preguntan sobre cuál es el papel de este país en la economía global y el posible impacto que podría tener su decisión en el mercado de Bitcoin.  

Empecemos por lo primero. La República Centroafricana, conocida por sus siglas como RCA, es un país sin salida al mar que comparte fronteras con otras naciones como Chad, Sudán, el Congo y Camerún. Aunque en un principio fue una colonia francesa, desde 1960 se trata de un país totalmente independiente que celebró sus primeras elecciones en el año 1993. De esta manera, se convirtió en un Estado con presidente, ministros, una asamblea y la representación de una suprema corte.

A pesar de su política republicana, desde la década de los 2000, el país ha sufrido dos guerras civiles que le ha costado la vida a cientos de personas. Asimismo, esto ha tenido un gran impacto en la economía del país, que tuvo una contracción debido a las disputas armadas, lo que lo ha llevado a convertirse en uno de los países más pobres de África y del mundo entero, según data de UNICEF y ACNUR

Información del Banco Mundial señala que todo su Producto Interno Bruto (PIB) equivale a poco más de 2 mil millones de dólares. Este indicador económico refleja el valor monetario de todos los productos y servicios que se generan en el país, de los cuales un 58% dependen de la actividad agrícola. Y aunque el país tiene abundantes recursos minerales, como el oro, los diamantes, el uranio e, incluso, el petróleo; aun así, el 67% de sus habitantes se encuentra en el umbral de la pobreza, según el Fondo Internacional del Desarrollo Agrícola.