¿Cómo blockchain mejora al sistema financiero?

En la era actual, las operaciones financieras han experimentado una drástica transformación al migrar hacia el ámbito digital. Un ejemplo impactante de este cambio se evidencia en Colombia, donde el volumen de actividades financieras en línea ha aumentado de manera vertiginosa, alcanzando un impresionante crecimiento del 960 %. Sin embargo, este avance no ha estado exento de desafíos, ya que los intentos de fraude digital han registrado un alarmante aumento del 859 % en los últimos tres años.

Este fenómeno no es exclusivo de Colombia, sino que se ha extendido por toda América Latina, donde en  2022 se observó un aumento del 419 % en los ataques cibernéticos relacionados con API y aplicaciones web. Ante esta creciente amenaza, es imperativo buscar soluciones efectivas para garantizar la seguridad de las transacciones financieras en línea y la integridad de los datos.

Una alternativa que ha surgido como respuesta a estos desafíos es la tecnología blockchain, conocida también como «cadenas de bloques». Esta tecnología se define como un registro de transacciones compartido e inmutable que facilita la gestión y seguimiento de activos en una red empresarial. Se destaca por su seguridad y transparencia, lo que la convierte en una candidata prometedora para abordar los problemas de seguridad y eficiencia en las operaciones financieras en línea.

La adopción de blockchain en el sector financiero es cada vez más evidente. Según una encuesta de PwC, en 2020, el 60 % de los bancos a nivel global estaban explorando activamente la integración de esta tecnología en sus operaciones, mientras que el 24 % ya habían implementado proyectos piloto o estaban en proceso de hacerlo. Esto indica que las instituciones financieras reconocen el potencial de blockchain para mejorar la seguridad, eficiencia y transparencia en sus transacciones.

En resumen, la digitalización de las operaciones financieras ha traído consigo un crecimiento exponencial de los intentos de fraude digital en América Latina. Ante esta problemática, las cadenas de bloques emergen como una solución prometedora, ofreciendo seguridad y transparencia en las transacciones financieras en línea. Su creciente adopción en el sector bancario sugiere que esta tecnología tiene el poder de transformar la forma en que gestionamos nuestras finanzas en un entorno digital en constante evolución.