Crecen los dominios blockchain

En los últimos años, el crecimiento exponencial de internet ha dado lugar a más de 271 millones de páginas activas en línea, según Netcraft. Este desarrollo ha sido acompañado por la aparición de tendencias innovadoras en el ciberespacio, entre las que destacan los dominios blockchain. Estos dominios, vinculados a los NFT (Tokens No Fungibles), han revolucionado la forma en que se crean y comparten contenidos en la web. Sin embargo, este progreso también ha sido aprovechado por cibercriminales que utilizan diversos engaños para estafar a personas desprevenidas, como el ‘vishing’, una estafa telefónica que pone en peligro los datos financieros de los usuarios.

Los dominios blockchain representan una nueva forma de dirección en internet, especialmente valiosa para los usuarios de tecnologías blockchain y criptomonedas. Estos dominios facilitan transacciones en línea con criptoactivos, proporcionando una mayor facilidad y seguridad al proteger datos valiosos en un entorno descentralizado. En comparación con los dominios tradicionales, los blockchain presentan diferencias significativas. Utilizan un sistema de nombres descentralizados basado en la cadena de bloques, eliminando la dependencia de organizaciones centralizadas. Esto reduce el riesgo de censura y control centralizado, ya que la propiedad de estos dominios está respaldada por la cadena de bloques, asegurando un registro transparente e inalterable. Además, permiten vincular un dominio con una dirección de blockchain, lo que posibilita realizar transacciones con criptomonedas sin necesidad de conocer la dirección exacta del destinatario. Esta tecnología también ofrece una seguridad criptográfica respaldada por el protocolo de la cadena de datos y las acciones de una entidad específica.

En un futuro cercano, se prevé que las comunicaciones y transacciones en línea estarán respaldadas por dominios asociados a direcciones blockchain, aprovechando la descentralización que ofrece el esquema de cadena de bloques. Esta característica hace que los dominios blockchain sean menos vulnerables a ser eliminados o bloqueados, superando las limitaciones que enfrentan las direcciones web tradicionales en el actual entorno digital del ciberespacio.