Grupos privados: la propuesta de Vitalik Buterin

En un artículo de investigación recién publicado, Vitalik Buterin, uno de los cofundadores de Ethereum, ha sugerido que la privacidad financiera y la regulación en la industria de las blockchains pueden coexistir si se implementan los llamados «grupos de privacidad» o «privacy pools». Este estudio fue realizado en colaboración con Ameen Soleimani, uno de los primeros contribuyentes al protocolo de privacidad Tornado Cash, Jacob Illum de Chainalysis, y los académicos Fabian Schar y Matthias Nadler de la Universidad de Basilea.

En este trabajo, los investigadores exploraron la idea de los grupos de privacidad como una forma de anonimizar las transacciones de los usuarios de criptomonedas, al tiempo que demuestran que sus fondos no tienen origen ilícito. Esto se basa en un «protocolo de mejora de la privacidad basado en contratos inteligentes» que utiliza pruebas de conocimiento cero, también conocidas como pruebas zk (ZK Proof).

A diferencia del protocolo Tornado Cash, que permite ocultar el origen o destino de las criptomonedas en Ethereum, estos grupos de privacidad permiten a los usuarios validar si sus retiros están vinculados a un conjunto específico de depósitos, diferenciando entre aquellos que cumplen con la ley y los que no. En esencia, estos grupos de privacidad pueden confirmar que sus fondos no tienen conexiones con actividades ilícitas sin exponer demasiados detalles, lo que se detalla en el artículo.

Buterin también busca demostrar que su propuesta es compatible con las regulaciones globales, ya que el protocolo de mejora de la privacidad permite a los usuarios demostrar ciertas propiedades sobre el origen de sus fondos. Este enfoque llega en un momento en que las preocupaciones sobre la privacidad en el mundo de las criptomonedas están en aumento, con gobiernos y aliados intensificando la vigilancia en las blockchains e impulsando regulaciones como el KYC (conoce a tu cliente) para identificar a posibles infractores. No obstante, se presta poca atención al seguimiento y espionaje de los usuarios para obtener sus datos privados, lo que socava su privacidad. Esta investigación busca encontrar un equilibrio entre la privacidad y la regulación, permitiendo a los usuarios demostrar la legalidad de sus fondos sin comprometer su anonimato.